Ley de segunda oportunidad para particulares

Ley de segunda oportunidad

¿Que es la ley de segunda oportunidad?

La ​Ley de la Segunda Oportunidad(LSO) es un proceso administrativo que permite la canselación de las deudas por Ley.

Dicho de otra manera, la LSO es una herramienta a disposición de particulares y autónomos que  ayuda  resolver una situación de agobio por falta de liquidez ; primero mediante la negociación con los acreedores de nuevos términos y condiciones  para amortizar las deudas , y en caso de no llegar a ningún acuerdo  tras manifestar la buena fe del deudor , mediante un proceso judicial , regulado por la Ley 25/2015 de mecanismo de segunda oportunidad y reducción de carga financiera. En ​este enlace ​puedes ver el archivo original publicado en el BOE.

Desde el siglo pasado en los Estados Unidos se benefician de la ley de la segunda oportunidad, mientras que España es de los últimos países en regular la ley de la segunda oportunidad, Alemania y Francia la tienen en vigor desde hace 25 años

Los ciudadanos españoles tienen un grado de endeudamiento 10 veces superior a los países de su entorno.

La ley de la segunda oportunidad para particulares

Es una ley de carácter social y preventivo, que representa una alternativa legal importante para todas aquellas personas físicas que necesitan encontrar una solución financiera para superar las deudas acumuladas que amenazan de manera directa la integridad de su familia,
Conocer las características de esta ley es esencial para que muchos consumidores puedan superar sus problemas financieros de una manera positiva.

Para beneficiarse de la ley de la segunda oportunidad para particulares es imprescindible que se cedan los bienes (a través de un concurso de acreedores voluntario) que no son imprescindibles para el desarrollo de la actividad profesional, siempre por un valor igual (o inferior al de la deuda).

En el caso de autónomos y emprendedores, deberán contar con un plan de viabilidad y un calendario de pagos inferior a los diez años.

¿Cómo acogerse a la ley de segunda oportunidad?

Antes de iniciar el proceso para acogerse a la ley de la segunda oportunidad para particulares, el deudor debe intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con sus acreedores, controlado por un juez.
En dicho proceso a de intervenir la figura de un administrador concursal , quien a partir de su nombramiento y hasta finalizado el proceso , pasa a desarrollar el papel de administrador del patrimonio de aquellos que están el proceso de aplicar la LSO  para garantizar la buena fe la parte deudora.

Exoneración de la deuda

Si el juez considera que el particular deudor no tiene patrimonio ni activos para acabar liquidar sus deudas, puede exonerarle de sus deudas.

Merece la pena resaltar que para realizar dicha exoneración es imprescindible la actuación de buena fe del deudor, entendiéndose por ‘buena fe’ que se haya intentado la realización de un acuerdo extrajudicial y que no haya sido considerado culpable en el concurso de acreedores al que se haya sometido.

Hay que tener en cuenta que acceder a la aplicación de la ley de la segunda oportunidad para particulares no implica la exoneración de todas las deudas.

El texto legal establece la exoneración de las deudas contraídas con acreedores privados, pero no de las que se tengan con entidades públicas como la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

Debemos tener en cuenta que, tal como recoge la ley , que si en los 5 años siguientes a la exoneración de las deudas uno de los acreedores puede demostrar la mala fe del deudor o que este haya obtenido otros ingresos, podrá solicitar al juez la revocación de la aplicación previa de la ley de la segunda oportunidad para particulares.

Ley de segunda oportunidad, solución social

La Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, popularmente conocida como Ley de Segunda Oportunidad, es una ley que favorece los acuerdos extrajudiciales de pagos y la exoneración de deudas a particulares y pymes en problemas por culpa de la crisis económica de los últimos años, previendo el riesgo social al que pueden verse arrastradas las familias debido a un problema de insolvencia o a una situación extrema de crisis financiera.
PYME y Autónomos:

La normativa nació con el fin de ser una bocanada de aire fresco para aquellos emprendedores o pequeños empresarios que han fracasado y no pueden hacer frente a las deudas que han contraído.

 

¿Quién puede acceder a la ley de segunda oportunidad?

• Persona física: cualquier particular insolvente o que no pueda hacer frente a los pagos y que no posea más de 5 millones de pasivo.

Persona jurídica: empresas que pudieran someterse a concurso abreviado por cumplir alguno de los requisitos del art. 190LC, que tenga recursos para sufragar el proceso y cumplir el acuerdo, sea o no sociedad de capital, por lo que no necesaria actividad económica.

¿Quién no puede acceder a la ley de segunda oportunidad?

Quedan excluidos quienes hayan sido condenados en sentencia firme por delito contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública, la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración de concurso.

Además, las personas que, dentro de los cinco últimos años, hubieran alcanzado un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores, hubieran obtenido la homologación judicial de un acuerdo de refinanciación o hubieran sido declaradas en concurso de acreedores, tampoco pueden acceder.

De la misma manera, quienes se encuentren negociando con sus acreedores un acuerdo de refinanciación o cuya solicitud de concurso hubiera sido admitida a trámite, se quedan fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *